La Procuraduría llamó a juicio disciplinario al director nacional de Bomberos, capitán Charles Wílber Benavides, por presuntas irregularidades.

Se trata de la firma de un contrato de $ 13.000 millones. El convenio en la mira de la Procuraduría fue suscrito para la adquisición de 30 camiones cisterna para el cuerpo de bomberos, el cual presuntamente se habría firmado omitiendo la convocatoria pública de contratistas. Según el ministerio público, el capitán habría sustentado la contratación directa bajo el amparo de la resolución del Gobierno nacional que permite este tipo de convenios para atender la emergencia por la COVID-19. Sin embargo, dice la Procuraduría que Benavides no entregó un sustento científico ni técnico que evidenciara la relación con la pandemia.

Las faltas en la Procuraduría tienen varias categorías; esta fue calificada como «gravísima».