El ministro de Vivienda, Jonathan Malagón, acaba de adoptar a un nuevo miembro en su hogar: es José Joaquín, un perrito criollo que el ministro Malagón y su esposa, Nataly Benítez, encontraron deambulando en Valledupar. Resulta que tras la sanción del Plan de Desarrollo, el ministro Malagón y su esposa llegaron al aeropuerto Alfonso López Pumarejo, de Valledupar, para tomar el vuelo de regreso a Bogotá; allí notaron la presencia de un perrito que los seguía afanosamente y que los acompañó durante toda la espera en el terminal aéreo.

El ministro y su esposa se acercaron al perrito, se dieron cuenta de que estaba desorientado, lo acariciaron, le brindaron comida y sucedió lo impensable: se encariñaron con él y tomaron la decisión de adoptarlo; pidieron los permisos en la aerolínea y lo trajeron a Bogotá. José Joaquín ya estuvo en el veterinario y a esta hora debe estar jugando con Toby, la otra

mascota que tiene el ministro Malagón en su hogar. Nada como el amor incondicional de una mascota.