Un jalón de orejas hizo la Corte Suprema de Justicia al Gobierno por el «desorden» administrativo que se presenta en el mismo para la entrega de auxilios de educación a víctimas del conflicto armado.

El pronunciamiento lo hizo la Corte al fallar una tutela que presentó una víctima del conflicto armado, al que llamaré señor equis: su hermano fue asesinado por el Ejército en 1995. Como medida de reparación, se pactó ante un organismo internacional la entrega por parte del Estado colombiano de un auxilio de $ 50 millones, con el objetivo de financiar la educación del hermano del señor equis. Sin embargo, dicho compromiso no se ha cumplido, pese a realizar los trámites necesarios para solicitar el pago de su matrícula universitaria; solo recibió evasivas por parte del Ministerio de Educación y perdió el cupo que había logrado en la universidad.

La Corte cuestionó que el Ministerio de Educación haya manifestado que la víctima no había entregado la documentación necesaria y que luego indicara que el Minhacienda no había girado los recursos necesarios, lo cual fue desmentido por el propio Ministerio de Hacienda. La Corte le recordó al Gobierno que su deber es cumplir las obligaciones que asume ante los organismos internacionales, especialmente cuando se trata de víctimas del conflicto.

Injusticia que claman al cielo. Estamos seguros de que la ministra de Educación, Yaneth Giha, no conoce el asunto… Ministra…

Publicidad