El embajador de los Estados Unidos, Kevin Whitaker, tuvo que cancelar una cena a la que invitó a la Corte Constitucional.

Lo hizo ante el ruido que provocó esa invitación. El embajador desayunó ayer con miembros de la Cámara, para expresar el apoyo a la objeción del Gobierno a las facultades sobre extradición que tiene y que la Corte Constitucional ratificó en un fallo posterior a la objeción. La comisión de la Cámara hizo caso omiso y rechazó la objeción. El mismo embajador invitó a una cena, esta noche, a los miembros de la Corte Constitucional, para también plantear el tema.

Hubo alboroto por lo que podría ser una supuesta intervención del embajador en la política interna. La presidenta de la Corte, Gloria Ortiz, llamó a la Embajada a declinar la invitación, y la Embajada expidió un comunicado en el que cancela el evento.