De todos es conocido el distanciamiento del Centro Democrático con los miembros del partido FARC en el Congreso.

Pues bien, el uribismo, que saluda y admite a regañadientes a los antiguos militantes de las Farc en las plenarias y en las comisiones del Congreso, ahora tendrá que aceptarlos al lado, en la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes que hoy se posesionó.

A los nombres de Ángela María Robledo, de Colombia Humana; Juanita Goebertus, de Alianza Verde; María José Pizarro, de los petristas, y Óscar Tulio Lizcano, de la U, se suman los de César Martínez, del Centro Democrático, y el de Luis Alberto Albán. El asunto es que Albán es nadie menos que el exguerrillero Marcos Calarcá. Al que no quiere caldo…