Los hermanos Jesús y Luz Mary Guerrero, propietarios de Servientrega, acordaron una cita hoy, martes, en el centro de conciliación de la Superintendencia de Sociedades.

Se busca dirimir el conflicto societario que tienen los hermanos hace cerca de diez años, por Efecty y Circulante, dos empresas adscritas a Servientrega. Jesús reclama cerca de $ 320.000 millones en utilidades y el 39 % de las acciones. El encuentro se produjo y se realizó a puerta cerrada; duró una hora. Las partes manifestaron su interés en llegar a un acuerdo. Luz Mary solicitó la suspensión de la audiencia para continuarla el 18 de abril; argumentó la ausencia del representante legal de Circulante. Los dos hermanos acordaron mantener estricta confidencialidad, en aras de generar confianza y permitir el avance del proceso. Asimismo, los equipos jurídicos entrarán en contacto en las próximas semanas. Personas cercanas a Chucho, como le dicen sus amigos, aseguraron que quedó decepcionado, pues en la audiencia de hoy aspiraba poner un punto final al pleito familiar. 

No parece que este pleito termine pronto… pero ojalá termine bien.