En abril del año pasado, el alcalde Enrique Peñalosa pidió la renuncia de varios alcaldes locales por presuntos hechos de corrupción. Hasta ahí, todo bien, todo bien.

El problema es que desde aquel lejano remezón, varias Alcaldías locales se quedaron acéfalas y ahí, todo mal, todo mal. Han pasado meses y meses y las Alcaldías de Ciudad Bolívar, Puente Aranda y Rafael Uribe Uribe siguen sin alcaldes en propiedad.

Dicen que lo que pasa es que las ternas que han enviado los ediles de las juntas de acción local no han convencido al alcalde y las ha devuelto. El alcalde sigue esperando nuevas ternas.

Imagínense los candidatos que han enviado… y en ese proceso llevan meses: enero, febrero, marzo,