En un operativo sorpresa, la Alcaldía ordenó el cierre del Centro de Eventos Palermo, ubicado en la carrera 17 con 48, donde se presentaría Marduk, la banda de black metal, calificada como satánica, asquerosa y corrupta por el concejal cristiano Marco Fidel Ramírez.

Es el segundo bar que cierran por la presentación del grupo sueco. Los organizadores se demoran más en buscar un nuevo bar que el Distrito en sellarlo. ¿Persecución o riguroso control a establecimientos?

Consejo: es mejor que la Alcaldía autorice, porque ya está el rumor en la calle de que el secretario de Gobierno, Miguel Uribe, lo que busca es el apoyo de los cristianos para su eventual candidatura a la Alcaldía. ¿Será que sí?