El informe de la llamada Misión de Empleo, contratada por el Gobierno para diagnosticar y recomendar ajustes al mercado laboral, cayó muy mal entre las centrales obreras.

Los dirigentes sindicales manifestaron reparos y plantearon que el documento tiene serios vacíos; dicen, por ejemplo, que la Misión de Empleo no tuvo en cuenta el impacto de la migración venezolana en el mercado laboral.

Las críticas de la CUT, la CTC y la CGT apuntan a que más de dos millones de trabajadores del vecino país, la mayoría de ellos engrosando la informalidad, compiten por empleos.

Se calcula que los venezolanos representan un poco más del 10 % del total de la fuerza laboral del país.

Además, a juicio de los sindicatos, el informe elaborado por reconocidos economistas internacionales sugiere a Colombia eliminar el régimen contributivo de salud y establecer un régimen único de jubilación; dicen las centrales que este tipo de propuestas van en contravía de la Constitución Política.

En los próximos días, se convocará a la comisión de concertación laboral para discutir los puntos álgidos del informe de la misión.