El comentarista José Borda, de la cadena Caracol, reveló hace unos días en esa compañía la lista de los 31 árbitros que representarán el arbitraje nacional en el ámbito internacional para el 2020.

Uno de los cambios más notorios, revela el periodista, fue el retiro del panel FIFA del árbitro chocoano Gustavo Murillo. Según el informe, el retiro se presentó porque Murillo había entrado en una serie de bajas en materia arbitral. Y el periodista agrega que «la verdad, venía dirigiendo mal desde hace algún tiempo».

Publicidad

La manera torpe, equivocada, localista y perversa como dirigió el encuentro entre el América de Cali y el Santa Fe demuestra que no se equivocaron las autoridades del arbitraje en retirarlo del panel FIFA. Y no lo decimos por el triunfo del América, a los rojos de Cali también los perjudicó.

Pero la serie de decisiones equivocadas contra Santa Fe, el desfile de tarjetas amarillas que frenaron al equipo, la validación de goles en fuera de lugar del local y la anulación de gol legítimo del Santa Fe deben mostrarle a la Dimayor, a la Federación y a los comités de árbitros que este señor Murillo pasó de ser un pésimo árbitro, ya sancionado por ser incapaz y equivocado, a convertirse en un auténtico peligro y una clara amenaza a la seguridad de los jugadores y el público. Mucha suerte al América en las dos finales.

Por el bien del fútbol, por la seguridad de los estadios, se pide que este señor Murillo no vuelva a pitar nunca más. Ya lo retiraron de los juegos internacionales. ¿Por qué castigan al país, conservándolo aquí, si no sirve para el exterior? Sean justos con el fútbol nacional.