El general Coronado reconoció públicamente en la audiencia de Ocaña sobre falsos positivos su responsabilidad en los asesinatos que ocurrieron cuando él era comandante en el Catatumbo.

Los magistrados de la JEP lo citaron para que amplíe su reconocimiento de los hechos por haber omitido información relevante. La semana pasada, el general envió un documento a la JEP en el que manifestó que después de apelar a la memoria está dispuesto a aceptar que desde el 6 de diciembre de 2007 supo de los falsos positivos y no hizo nada para evitar nuevos casos.

La JEP considera que el reconocimiento de este hecho tan importante no se puede quedar en un documento escrito y ordenó una nueva audiencia pública.