Con motivo del Día Internacional de la Lucha Contra la Depresión, que se celebra hoy, desde el Ministerio de Salud se conocieron datos preocupantes sobre las secuelas que está dejando la pandemia en la salud mental de la población.

Las consecuencias, aunque a veces silenciosas, ameritan atención especial: la entidad ha recibido más de veinticinco mil llamadas a la línea de atención especial habilitada durante la emergencia sanitaria, de personas que reportan problemas de salud mental.

La depresión es la alteración del estado de ánimo y una sensación de tristeza o irritabilidad. Las autoridades de salud advierten que esto no es un asunto menor y que la pandemia ha sido un disparador de casos de depresión.

Según la Dirección de Enfermedades No Transmisibles del Minsalud, cerca del 32 % de la población ha presentado síntomas de depresión, que se exacerbaron por la pandemia.

La ansiedad también está relacionada con otras consecuencias de la pandemia: la pérdida del empleo, los aislamientos prolongados, las dificultades económicas y la incertidumbre que genera el comportamiento del virus, por mencionar solo algunos aspectos.