El hecho más reciente de inseguridad en el sistema TransMilenio ocurrió en la estación de la calle 142, cuando un vendedor informal atacó a dos pasajeros con arma blanca, en represalia porque nadie le compró sus productos.

Aunque la policía de Bogotá capturó al responsable y lo puso a disposición de la justicia, hubo varias críticas por el manejo que le dio el sistema a la situación: según testigos, no hubo reacción oportuna del personal de TransMilenio y tampoco botiquín para atender a los heridos. La empresa rechazó lo sucedido y adjuntó fotos de los botiquines de primeros auxilios ubicados en el interior de la estación, pero no en el bus.

Lo que preocupa es que los robos a personas y celulares en el sistema aumentaron 57 % en los cuatro primeros meses del año, en comparación con el año anterior, pasando de 4744 casos a 7425.