Sigue siendo incierto el futuro de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB).
En junio del año pasado, por orden de un juez, quedó suspendida la venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá; el Distrito apeló y hoy, ocho meses después, sigue sin conocerse la decisión del Tribunal de Cundinamarca sobre el futuro de la ETB. El Distrito, en varias oportunidades, ha pedido celeridad en el tribunal, pero nada de nada: ojos cerrados, oídos sordos, pareciera que para los magistrados no es un tema prioritario. Lo cierto es que mientras sigue en el limbo la decisión judicial, las acciones de la ETB pierden valor: cuando se anunció la venta, el precio por acción era de $ 671 y hoy está alrededor de los $ 500.

Tribunal que recuerda a Shakira: bruto, ciego, sordomudo, torpe, trastey testarudo.