El coronavirus ha hecho que se transformen muchas de nuestras habituales actividades. Una de ellas es el tema de la distribución de alimentos: regresamos a una bella tradición de nuestros antepasados, ¡el trueque! El intercambio de productos ocurrió entre Villapinzón y Villeta: de Villapinzón mandaron un camión con 150 bultos de papa y de Villeta mandaron 150 cajas de panela. Gran forma para eliminar la intermediación, que en muchas ocasiones aumenta el precio de los productos.

El trueque es una forma antiquísima de comercio que, dicen, tiene su origen entre el mundo persa y el mundo árabe. Es un buen sistema, pero tiene sus bemoles. Ustedes se imaginan a una señora cambiando marido por… ¿por qué podrá cambiar uno a su marido? Mentira, son incambiables… ¡algunos!