La ministra de Trabajo, Alicia Arango, es conocida por su rigor y efectividad en los cargos públicos que ha desempeñado.

Su designación en el Ministerio de Trabajo sorprendió a muchos; sin embargo, muy pocos saben del gran lazo que une a la ministra Arango con la clase trabajadora. Resulta que el abuelo de la ministra, el educador Eduardo Arango Córdoba, fue nada menos que el fundador del primer sindicato agrario que existió en el país: lo conformó en 1913, en la población de Colosó (Sucre); su símbolo era un machete y una hoja de tabaco, y su lema: «Ora y labora»

Estuvo históricamente bien dateado el presidente Duque, cuando estudió el nombre de Alicia como nueva mintrabajo.