El Ministerio de Educación respaldó la elección de Dolly Montoya como rectora de la Universidad Nacional, la cual se puso en duda luego de que se conociera que ella está a punto de cumplir 70 años, edad de retiro forzoso que contempla la ley.

Eso la inhabilitaría para ejercer el cargo, según sus detractores, pero la viceministra de Educación, Natalia Ruiz, aseguró que a la nueva rectora la cobija la excepción a una ley que favorece a los docentes universitarios con diez años más de trabajo, después de cumplir la edad de retiro, para seguir ejerciendo sus funciones. Además, una sentencia del Consejo de Estado del 2015 sostuvo que un rector, a pesar de serlo, no dejaba sus funciones como docente y que, por tanto, se le aplicaba la excepción a la ley. Ese es el caso de la señora Montoya.

Permita la nueva rectora unir nuestra voz de aplauso por su triunfo en el diferendo.