En el departamento de Sucre, donde hay tantas necesidades en salud, educación, vivienda y vías, la Contraloría General acaba de denunciar que hay $ 36.000 millones de regalías que están embolatados.

En el departamento de Sucre, millonarios recursos, en teoría, habían sido destinados a proyectos como el mejoramiento de la vía Las Tablitas-San Marcos, o la siembra de ñame en el municipio de Los Palmitos, o para un plan de fomento de vida saludable para trece mil habitantes de Coveñas. La Contraloría, al realizar una fiscalización especial sobre los proyectos financiados con recursos de regalías para el departamento y los municipios, encontró toda clase de irregularidades, desde la no ejecución de las obras, hasta retrasos injustificados o sobrecostos. En total, la Contraloría auditó 16 proyectos en los cuales no se sabe qué pasó con $ 36.000 millones, razón por la cual se les trasladarán estos hallazgos a la Fiscalía y a la Procuraduría.

¡Y después dicen que es injusto que organizaciones internacionales nos ubiquen entre los países más corruptos del mundo!