Por orden de la Corte Constitucional, el Colegio Británico Internacional de Barranquilla deberá pedirle disculpas a una profesora a quien no le renovaron su contrato, después de nueve años de trabajo y a pesar de que se encontraba en estado de embarazo.

El plantel deberá reconocer que fue una actuación «contraria a los valores, principios y derechos fundamentales previstos en la Constitución, particularmente, la prohibición de discriminar a las mujeres en estado de gestación o lactancia».

El último contrato laboral a término fijo de la docente se venció el 23 de junio de 2020; el 4 de julio confirmó su estado de embarazo y le notificó al plantel. El colegio no la quiso volver a contratar, señalando que informó de su embarazo después del vencimiento del contrato.

El colegio deberá vincular a la docente en un cargo similar al último que tuvo y deberá pagarle los salarios y las prestaciones que dejó de percibir entre agosto de 2020 y junio de 2021.