En la votación para suspender la Ley de Garantías se vio de todo, pero la desorientación del representante a la Cámara Anatolio Hernández, del Partido de la U, fue de marca mayor: preguntó abiertamente cómo votar.

Anatolio: «¿Cómo están votando? ¿Cómo voto?». Secretario: «Anatolio Hernández, cómo vota».

Y por supuesto, la ayuda no faltó…

«Anatolio, es sí».

Hasta la presidenta de la Cámara intervino y le reiteró cómo debía votar.

Presidenta: «Anatolio, se está escuchando… Vote sí».

Anatolio: «Anatolio vota sí».

Se escuchó una voz de sensatez que dijo: «Déjenlo que vote tranquilo, no lo presionen».

¿Qué les parece esta pequeña muestra sobre cómo se toman, a veces, no siempre, pero sí a veces, las decisiones en el Congreso?