Seria advertencia del Tribunal de Barranquilla. Dijo el organismo que los implicados en el desfalco en la empresa de alcantarillado de la costa Caribe, llamada Triple A, no han reintegrado más de veinticuatro mil millones de pesos que fueron desfalcados a la compañía.

Tras analizar una petición de la Procuraduría, el tribunal decidió revocar los beneficios a los que aspiraban los empresarios Édgar Rafael Piedrahíta y Héctor Enrique Amarís, quienes son acusados de tramitar más de cincuenta órdenes de pago fraudulentas, por servicios que no fueron prestados a Triple A.

Los dos empresarios buscaban una rebaja de pena a cambio de aceptar cargos. El tribunal estableció que para recibir tal beneficio deben devolver la millonaria suma.

En la decisión, le ordenan a la Fiscalía continuar con la investigación y establecer el paradero de los recursos desfalcados en el entramado de corrupción por el cual también está procesado el expresidente de la compañía, Ramón Navarro.

Ahora, toda la gente damnificada de la costa mira hacia la Fiscalía. Y ojalá no pasen los años… y los años… y los años…