Si hay algo en lo que ha trabajado el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, es en buscar que su administración no se parezca en nada a la del exalcalde Gustavo Petro. Sin embargo, esos esfuerzos por marcar una diferencia no han tenido éxito en el tema de la vivienda: bajo Petro, muchos subsidios para compra de vivienda se perdieron por la falta de oferta; los constructores dejaron de edificar en la capital por la ausencia de claridad en las normas urbanísticas. Y ahora, también están a punto de perderse cerca de dos mil quinientos subsidios para compra de vivienda porque el gobierno Peñalosa no ha presentado correctamente las propuestas al Ministerio de Vivienda.

Para rematar, la Secretaría del Hábitat de Bogotá, que es el organismo encargado de diseñar y presentar las propuestas al Ministerio de Vivienda, está en interinidad desde hace mes y medio, tras la renuncia de María Carolina Castillo a ese cargo.

¡Alcalde! ¡Psss! ¡Psss! El tiempo se agota y los subsidios también… ¡Oye! U hola, como dicen ustedes los bogotanos.