Una de las grandes preocupaciones en la actual coyuntura es el empleo, no solo a nivel privado sino también en el Estado.

Pues bien, una universidad pública está ofreciendo mil empleos para sus egresados y estudiantes; los empleos incluyen desde asistentes en investigación y consultores, o hasta asesores. Son para 600 alumnos de los distintos programas de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) que hoy se dedican a actividades informales, y para 400 de sus egresados.

La generación de estos mil nuevos puestos de trabajo la dispuso el director de la ESAP, Pedro Medellín, con todas prestaciones del caso, para reforzar los equipos en los llamados centros territoriales de administración pública que tiene la ESAP en todo el país para la formación de sus quince mil estudiantes.

Con la inversión de $ 15.000 millones, la ESAP pretende solucionar el tema del trabajo para una parte de su comunidad académica en momentos tan difíciles como el actual.