Parece inminente el retiro del partido de Germán Vargas, Cambio Radical, del Gobierno. La crisis que estalló hoy comenzó a gestarse la semana pasada, cuando los parlamentarios de Cambio Radical anunciaron que no votarían la ley estatutaria que reglamenta la Justicia Especial para la Paz, porque consideraban que no definía claramente la penalidad que se aplicaría a los integrantes de las Farc que se sometan al Tribunal para la Paz. Además, tenían reservas, no confesadas, sobre los juicios que podrían adelantarse contra los llamados «terceros», es decir, ganaderos, hacendados, industriales, etcétera, que patrocinaron o financiaron la seguridad de sus propiedades.

Ante esta posición de Cambio Radical, el estatuto para la paz que cursa en las comisiones primeras de Senado y Cámara comenzó a tambalear.