Estalló un enredo en el Congreso por las sesiones de control político.

Mientras un grupo de por lo menos setenta congresistas independientes y de oposición le solicitaron a la mesa directiva del Congreso de la República que convoque inmediatamente al legislativo para que cumpla con sus deberes constitucionales de control político, otros parlamentarios se oponen a dicha convocatoria.

Los congresistas afirman en su carta que el país no entendería que miles de colombianos, empezando por los médicos, las enfermeras, los transportadores, los soldados, los policías, los agentes de seguridad y otros estén hoy trabajando, mientras el Congreso esté ausente en la hora más difícil de la patria.

Afirman además los congresistas que la inacción del Congreso en la práctica anula el equilibrio de poderes y causa grave daño a la democracia: «Es más práctico y apegado a la Constitución que el señor presidente del Congreso nos convoque a sesiones presenciales inmediatamente».

Otro grupo de congresistas se opone a dicha convocatoria, alegando que el Gobierno está muy ocupado resolviendo problemas de la pandemia, para pedirle que también atienda inquietudes de los políticos.