La conmemoración católica de la pasión y muerte de Jesús no será, para el exalcalde Antanas Mockus, esta semana, sino la próxima. Su semana de pasión comienza el martes de Pascua.

Ese día, el exalcalde de Bogotáy electo senador de la República está citado a una audiencia pública que realizará el Consejo Nacional Electoral para que responda a una denuncia que se elevó por su presunta inhabilidad para ser elegido el pasado 11 de marzo. El problema para Mockus se originó porque alguien denunció que la ONG Corpovisionarios, a la que ha pertenecido Mockus, firmó a finales del año pasado un contrato con la Gobernación de Cundinamarca para promover «el enfoque de cultura ciudadana en el departamento, que contribuya a la construcción de una mirada de paz por parte de la ciudadanía». Si bien, el contrato fue firmado por Henry Samuel Murraín, uno de los directivos de la corporación, y no por Antanas, para la época de la suscripción del contrato, Mockus figura como representante legal de Corpovisionarios. Esa es la complicación que podría impedirle a Mockus posesionarse como senador. Porque el artículo 180 de la Constitución Política prohíbe que sean elegidos quienes tengan contratos con el Estado por lo menos 12 meses antes de las elecciones. El magistrado Luis Bernardo Franco tiene a su cargo la investigación y debe proponer al Consejo Electoral una decisión: o aprueba la elección de Mockus o la anula.

Desde nuestras épocas de conquista e independencia, esta es una nación de abogados. Unos dicen que, si Mockusn o recibió emolumentos, no hay problema, y otros dicen que sí violó una inhabilidad, con o sin remuneración.