La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia acaba de archivar una investigación que cursaba contra un juez por el delito de abuso de autoridad.

El juez primero penal del circuito de Duitama, Álvaro Rincón Monroy, le pidió a la abogada Mercy Yolima Cepeda que «dejara de joder» y que permitiera el avance de un juicio oral. Pero no solo fue la palabrita «joder»; el juez también comparó a la abogada con la Chimoltrufia, el conocido personaje del universo de Chespirito.

Podría leer: Precio del petróleo comienza a estabilizarse

Y el juez irrespeta a una abogada comparándola con una vendedora de chicha.

“¿Quién dijo que yo puedo interrumpir al juez cuando me da la gana? ¡Pues eso es joder! […] No haga muecas, que le está hablando el juez, gústele o no le guste. Aquí viene a ejercer es como jurista o si no, hubiera llamado a la vendedora de chicha de allá abajo”, se ve en el video.

Lea también: Pobreza extrema se ‘multiplica’ en Barranquilla: solo el 37% de los habitantes consumen tres comidas diarias

La Corte Suprema determinó que «recurrir a personajes novelados o de la vida cotidiana para explicar a la interviniente la lealtad que debe observar en los actos procesales con los demás no es acto arbitrario e injusto. La utilización de expresiones desobligantes o malsonantes puede constituir comportamiento pasible de averiguación disciplinaria sin alcances penales», dijo la Corte.

Con esta decisión de la Corte, el juez se salvó de una millonaria multa o de perder su trabajo. Y por ahora, es doctrina para todos los que jo…