Hay un caso que conmocionó a la sociedad de la costa Caribe, especialmente a Montería y Cartagena, y fue la captura que solicitó la Fiscalía General contra la rectora y la vicerrectora de la Universidad del Sinú, María Fátima y Mara Bechara.

Los abogados defensores, encabezados por Jaime Lombana, han tenido un duro enfrentamiento con el juez de garantías de Soacha que avaló esa privación de libertad. Pues bien, Lombana logró la libertad de las señoras en la apelación; lo que llama la atención es que Lombana recusó al juez, denunció al juez y entuteló al juez, para impedir que su defendida vuelva a ser privada de la libertad. Ahora, el penalista presentó una denuncia internacional contra el juez penal de Soacha en la Corte Interamericanade Justicia. El argumento principal es que ese juez no permitió al defensor presentar las pruebas de la inocencia de la rectora Bechara. Si el abogado logra que la Corte Interamericana le dé la razón, Colombia se puede llevar un gran regaño judicial por la actitud del juez, juez que, entre otras cosas, batió récord: ¡recusado, denunciado y entutelado!

Y cosa curiosa: la Fiscalía llevó el caso de la Universidad del Sinú a unjuez de Soacha, y ahora el caso del juez de Soacha va a la Corte Interamericana: del Sinú, a Soacha,y de Soacha a Washington.