Es muy común que en los despachos judiciales se ordene lo que se conoce como «suspensión de términos», que consiste en detener un proceso o una demanda por un determinado espacio de tiempo.

Pues ahora, esa figura de la suspensión de términos se aplicará, pero en la Superintendencia de Industria y Comercio; ocurrirá el próximo viernes: todos los trámites administrativos y judiciales quedarán paralizados por un día, debido a que la entidad cumplirá con la obligación que le fija la ley de celebrar el día de la familia. Como se sabe,una ley expedida en 2017 obliga a todas las entidades públicas y privadas destinar un día cada seis meses para que los empleados compartan con la familia. El turno ahora es para la Superindustria, que ordenó por resolución la suspensión de términos para celebrar el día de la familia.

Publicidad

La medida, aun cuando justa, suena irónica en un país que tiene el mayor número de puentes y festivos del mundo.