La plenaria de la Cámara de Representantes aprobó hoy un proyecto que obliga al Gobierno a dar los recursos que las universidades pierden por el descuento en las matrículas de los estudiantes que votan en elecciones.

Solo el año pasado, el descuento del 10 % a los estudiantes que votaron representó $ 53.305 millones, pero el Gobierno solo giró $ 35.956 millones. Quedó un déficit para universidades públicas de $ 17.349 millones. La ley, del representante Gabriel Santos, pasa a sanción presidencial y obliga al Ministerio de Hacienda a girar la totalidad de los recursos.

El déficit acumulado por el beneficio viene siendo asumido con los presupuestos de las universidades.