El presidente electo, Gustavo Petro, recibirá mañana del Consejo Nacional Electoral su credencial como presidente y viajará el viernes a Italia. 

El destino del mandatario será Venecia; Petro viajará acompañado por su familia y tomará dos semanas de vacaciones antes de regresar al país y ponerse al frente de la organización del nuevo gobierno.  

Las razones por las cuales Petro decidió escoger a Venecia para descansar son básicamente dos: una, sus ancestros son italianos; dos: en esa ciudad, podrá esquivar mucho más fácilmente que en cualquier otra ciudad de Europa a los medios de comunicación. 

No podía escoger una ciudad más bella y placentera como lugar de descanso.