En un colegio de Apartadó, el profesor de filosofía Albeiro Flores resultó enseñando a sus alumnos un supuesto poema escrito por él con inmencionables groserías.

Uno de los estudiantes grabó el supuesto poema y lo distribuyó en las redes sociales. El profesor les pidió a sus colegas repetir con él el siguiente estribillo: […].

Con esos profesores… ¡Ave María!