Un gobierno prácticamente en interinidad es el que tenemos esta semana en Colombia.

Todos los ministros y embajadores han renunciado, otros altos funcionarios del Estado se van sin esperar el cambio de gobierno y Duque está haciendo algunos nombramientos que producen malestar o comentarios irónicos en el nuevo Gobierno.

Lo mismo pasa con el servicio exterior: subalternos del presidente o de algunos de sus ministros están siendo enviados a cargos consulares. Lo que llama la atención son algunos enroques decretados por el presidente Duque para dejar atornillados a amigos suyos en cargos oficiales durante los próximos cuatro años.

Por ejemplo, el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, ha sido nombrado mediante el Decreto 1423 como experto comisionado en la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG); cuatro años fijos. La superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, Natasha Avendaño García, también fue designada en el cargo de experta comisionada de la CREG mediante el Decreto 1424; también, cuatro años fijos. El exconsejero de seguridad nacional, Rafael Guarín, fue designado en el cargo de notario 64 del círculo notarial de Bogotá, mediante el Decreto 1415; grandes ingresos fijos.

También puedes leer: Fiscalía radica nueva solicitud de preclusión a favor de Álvaro Uribe Vélez

Duque le aceptó la renuncia al director de la Agencia Nacional Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez Torres, mediante este decreto, el 1391, pero se va después de adjudicar la controvertida licitación del canal del Dique.

El señor Luigi Echeverri fue nombrado en la junta de Ecopetrol, pero ya el nuevo Gobierno anunció que convocará asamblea extraordinaria de la empresa para cambiarlo.

El director de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, Camilo Gómez Alzate, dejará su cargo a partir del jueves, como lo dispuso el Decreto Presidencial 1421. Gómez aspira a ser elegido en la Corte Constitucional