Esta historia es de no creer, sobre todo ahora que el mundo entero está pensando exclusivamente en la forma más eficiente de combatir el coronavirus y reactivar rápidamente la economía.

El hecho se presenta en Tailandia; allí, el rey Rama X decidió abandonar su país y trasladarse a los Alpes alemanes, donde alquiló el gran hotel Sonnenbichl, para pasar allí la cuarentena con todo su séquito, incluidas, claro, sus veinte esposas. Mientras el monarca está protegido en Tailandia, el número de contagiados con el coronavirus se acerca a los dos mil quinientos y se reportan 26 decesos.

Un mal ejemplo de este monarca, ¡quien además debe tener una tolerancia a prueba de todo! No debe ser fácil confinarse en un solo lugar aguantando las exigencias de veinte esposas; si aquí, a veces, los señores no aguantan con una, ¡santo Dios!