La Fiscalía llamó a juicio al suspendido gobernador de San Andrés, Ronald Housni, y a la exgobernadora de ese departamento Aury Guerrero, quienes se encuentran detenidos por presuntos actos de corrupción en la isla.

Según la Fiscalía, los mandatarios recibieron más de once mil millones de pesos en sobornos por parte de contratistas, que incluso financiaron sus campañas políticas. La retribución de los gobernadores para sus aportantes consistió en otorgarles contratos por un monto superior a ciento veinte mil millones de pesos, en obras como colegios y parques en el departamento, que en la mayoría de los casos no se ejecutaron. El juicio en contra de Housni y Guerrero se llevará a cabo ante la Corte Suprema de Justicia, donde responderán por sus delitos. El gobernador Housni también enfrenta un proceso en la Procuraduría que llevó a su suspensión por 10 meses.

Hoy, el contralmirante Juan Francisco Herrera ejerce como gobernador encargado.