La elección del próximo contralor de Bogotá y del futuro personero podría enredarse y tardar un largo tiempo.
La historia es la siguiente: desde hace varias semanas, el Concejo de Bogotá empezó el proceso de selección de la universidad que debía encargarse de adelantar la prueba académica para la elección de personero y contralor.

La Universidad Industrial de Santander y el Centro de Investigaciones de la Universidad Nacional llegaron hasta el final del proceso, pero, a última hora, solo llegó una propuesta: la del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional. Y aquí es donde se podría complicar la cosa: resulta que Edna Bonilla, designada como secretaria de Educación por la alcaldesa electa de Bogotá, Claudia López, es catedrática y fue subdirectora de ese centro de investigaciones.

Algunos concejales tienen dudas sobre si el Centro de Investigaciones de la Nacional debe participar en el proceso de selección de las cabezas de los organismos de control cuando una de sus docentes, quien será la próxima secretaria de Educación, será objeto, precisamente, de control y seguimiento por parte del próximo contralor y personero.

¿Qué dirán los doctores que tiene la santa madre Iglesia?