La Fiscalía inició el proceso de extinción de dominio sobre tres bienes del exsenador Antonio Guerra, investigado por presunto favorecimiento a la multinacional Odebrecht.

La Fiscalía le decomisó al exparlamentario dos fincas en el departamento de Sucre y un vehículo de alta gama que están avaluados en $ 607 millones. Antonio Guerra es acusado de tener vínculos con la multinacional Odebrecht y de aprovechar su influencia en el Congreso para agilizar el trámite de un contrato de estabilidad jurídica para la compañía, el cual habría logrado mediante el pago de millonarios sobornos.

Actualmente, el excongresista enfrenta un juicio en la Corte Suprema de Justicia por estos hechos. Los delitos son concierto para delinquir, tráfico de influencias, cohecho y enriquecimiento ilícito.

Los bienes embargados al excongresista serán administrados por la Sociedad de Activos Especiales.