La historia de una secreta reunión en Palacio con el expresidente Uribe a bordo

Secretos CMI - 29 de noviembre del 2019 9:04 pm

En la noche del miércoles y la madrugada del jueves se realizó en la Casa de Nariño una reunión que hasta ahora se ha mantenido en secreto, pero que conoció esta sección.

El presidente Iván Duque se reunió con la bancada del Centro Democrático, encabezada por el senador Álvaro Uribe. Fueron invitados los congresistas uribistas más críticos del presidente Duque como Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y José Obdulio Gaviria, entre otros. Ellos conforman el ala radical del uribismo, que tiene profundas diferencias con el presidente.

El expresidente Uribe invitó a los asistentes a hablar con franqueza; Paloma Valencia abrió la conversación, diciéndole al presidente Duque que el Centro Democrático se siente menospreciado por él y por su Gobierno: «Nos sentimos como la mujer que se casa y al día siguiente el marido no la vuelve a mirar». El presidente Duque tomaba atenta nota; Álvaro Uribe guardaba silencio.

Cuando intervino María Fernanda Cabal, el tono de reclamo fue igual: ella dijo que dentro del profundo respeto por la autonomía presidencial quería señalar que Iván Duque tenía sus enemigos dentro del propio Gobierno; aseguró que en muchos ministerios y hasta en las instituciones castrenses están tomando decisiones quienes pertenecieron al Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

En la reunión se habló de la posibilidad de que la agitación social que hoy afecta al país se deba, entre otras cosas, a intereses políticos presidenciales. La senadora Cabal dijo que el presidente Duque trabaja muy duro y tiene un buen programa, pero que la gente no lo percibe así. En su concepto, la estrategia de comunicaciones de Palacio es mala.

Algunos congresistas pidieron que el presidente ejerza un liderazgo fuerte como el modelo del expresidente Uribe. El presidente Duque les respondió que comprendía el malestar de ellos y anunció la creación de un comité de enlace entre la Casa de Nariño y su bancada. Reveló que está buscando hacer una coalición fuerte en el Congreso y pidió el apoyo de los uribistas. Advirtió que en sus manos no se va a deteriorar el Estado de derecho y el sistema económico y político del país y que tiene la firmeza para dialogar, pero también para enfrentar con la legitimidad de las instituciones nacionales cualquier acto de violencia.

El expresidente Uribe le pidió a Duque que profundice el enfoque social de su gobierno, con el fortalecimiento de programas como «Familias en acción». Uribe se mantuvo imparcial durante la reunión, que terminó a las dos de la mañana del jueves.

Los uribistas radicales que hablaron con un agente 001 dijeron que salieron contentos del encuentro y que las relaciones mejorarán.