Al Senado llegó un regalo navideño que causó gran inquietud.

Era una caja con cerveza de la multinacional SABMiller, empacada con su respectivo vaso decorativo. La senadora Aída Avella llevó la caja a la plenaria del Senado para, públicamente, devolverla, y aunque el propio presidente de la corporación dio a entender que le gustaría quedarse con la caja, la parlamentaria la hizo llegar a las oficinas de la multinacional. Recordemos que Avella forma parte de las comisiones terceras, donde se ha debatido la reforma tributaria que precisamente busca imponer un nuevo impuesto a las cervezas.

Es que eso de enviar regalos sin pensar…