Por norma constitucional, cuando un senador se retira del cargo por decisión voluntaria, lo remplaza quien siga en la lista de votación de su respectivo partido, pero en este caso, el remplazo de Galán debe ser Alfonso Enrique Mattos Barrero: es del departamento del Cesar y en las elecciones de hace cuatro años obtuvo 43.408 votos, que no le alcanzaron para obtener la cifra repartidora; quedó en la lista de reemplazos.

¿Saben quién es Alfonso Enrique Mattos Barrero? Es el hermano de Carlos Mattos, el multimillonario empresario, exrepresentante de la firma coreana Hyundai en Colombia. Mattos ocupa hoy mucho espacio en las secciones judiciales de los medios: contra él pesa un proceso penal, porque supuestamente sobornó a funcionarios para que enviaran a un juez específico, el señor Reinaldo Huertas, el pleito que él tenía contra los coreanos de la Hyundai porque le habían quitado la concesión. Por el fallo del juez Huertas, a quien al parecer pagó dos mil millones de pesos, Mattos logró forzar un acuerdo con la Hyundai que le representó un ingreso de treinta millones de dólares.

Pero volvamos al senador Alfonso Mattos. Hace cuatro años, cuando compitió por una curul en el Senado, en el departamento del Cesar se le consideraba la chequera más abultada de todos los candidatos; su fortuna fue investigada por la Fiscalía General en 1999, pero finalmente la justicia lo liberó de cualquier cargo, aunque en medios judiciales hubo dudas sobre la acción del juez que decretó la preclusión de su caso. Pero nada irregular fue confirmado.

Hoy, la secretaria del Senado dijo que no ha podido localizar a Alfonso Mattos; no se sabe si está en Colombia o en el exterior.

Si no es posible comunicarle a Alfonso Mattos que tiene su curul en el Senado, la secretaria debe llamar al siguiente en la lista, el empresario cartagenero Dusán Vélez Trujillo.

Si localizan a Mattos o a Vélez, su periodo será tan breve que solo podrán concurrir a las cuatro sesiones que faltan para terminar el periodo ordinario.