Las investigaciones de la Contraloría sobre Hidroituango traen un llamado a «rendir cuentas» al presidente de la EPM, Jorge Londoño.

Una complicada carta recibirá mañana viernes el presidente de EPM, Jorge Londoño, firmada por el vicecontralor Ricardo Rodríguez. La comunicación se deriva de las investigaciones que adelanta la Contraloría sobre Hidroituango. La carta, que técnicamente se denomina «Traslados» y que son pasos dentro de los procesos fiscales, constituye una especie de notificación en la que el ente de control le pedirá formalmente varias explicaciones a EPM.

Los traslados del vicecontralor al gerente de EPM tienen que ver con ocho temas irregulares que ya fueron documentados por los auditores que tienen a cargo la revisión de los recursos invertidos en Hidroituango.

Exactamente, ¿qué contiene la carta que recibirá mañana el presidente de EPM, señor Londoño? En primer lugar, le piden que precise el balance general de EPM; segundo, que le informe cómo y con base en qué planes de mitigación se desvió dos veces el cauce del río Cauca; un tercer tema se refiere a cambios realizados a los principales contratos de obra. El presidente de EPM tiene cinco días para responder las preguntas de la Contraloría.

Por todo lo que los periodistas saben, no parece que haya, de parte de Londoño, mal manejo de recursos: su nombre y su gestión están unidos a la imagen de honestidad, pero la intervención de la Contraloría puede dar dolor de cabeza.