Las calles de Usme y Ciudad Bolívar parecían hoy como las de cualquier ciudad de Siria: bombardeada.

Como se sabe, miembros de una turba armada con piedras, palos y hasta cuchillos saquearon los supermercados Merkandrea, propiedad de Uriel Mora, miembro de la familia Mora Urrea, todos presuntos testaferros de las Farc.

Todo parece indicar que estos actos de vandalismo no fueron espontáneos, sino premeditados y organizados; lo que no se sabe es por quién, ¿quién era la cabeza detrás de los saqueos simultáneos a los supermercados en el sur de Bogotá? ¿Estarán influenciados por intereses políticos? ¿O serán orquestados por los mismos dueños de los establecimientos? Esta es la baraja de hipótesis que manejan las autoridades. Incluso, se investiga si hubo pagos a menores de edad, principales protagonistas de los saqueos: hay 25 adultos detenidos y más de cien menores de edad.

Publicidad

Esto es una novela de misterio: ¿de quién eran las armas halladas? ¿Por qué granadas? ¿Por qué dinamita? ¿Para qué?