El descontrol del coronavirus y su negativa a usar tapabocas fueron los principales factores que provocaron la derrota de presidente Donald Trump.

A esa conclusión llegó el periódico The Washington Post, que realizó entrevistas a 65 asesores, confidentes, legisladores y agentes políticos de Trump. Uno de sus asistentes reveló la siguiente historia: «El Air Force One descendía a Detroit cuando el presidente Trump planteó esta pregunta a sus acompañantes: «¿Creen que debería usar máscara?»».

Trump se dirigía a visitar una planta de Ford en Michigan, zona caliente del coronavirus, con más de cinco mil muertos y miles más enfermos. La respuesta casi unánime fue que usar una máscara era una mala señal sobre la magnitud de la crisis. «El líder del mundo libre no necesita una máscara», le dijeron. El presidente se puso una máscara para su recorrido privado por la planta de Ford, pero se la quitó antes de aparecer en público.

Casi al mismo tiempo, el exvicepresidente Joe Biden planteó una pregunta similar a sus asesores: «¿Debería usar una máscara cuando salga?». Iba a una visita del Día de los Caídos con su esposa, Jill, a un parque de veteranos de Delaware. Sus ayudantes fueron unánimes en su respuesta: «Por supuesto que debe usar una máscara».

Trump y sus aliados se apresuraron a burlarse de Biden, pero el candidato respondió con una frase permanente en Twitter: «Use una máscara». Biden comenzó así su camino hacia la victoria final, la máscara se convertiría en un símbolo de toda su campaña, una representación de la cautela de Biden, su estilo de liderazgo constante, su adherencia a la ciencia, su tranquilizadora decencia, sostiene el artículo del Washington Post, y agrega:

Publicidad

«Trump perdió durante el verano, cuando el virus no desapareció como había prometido; perdió, cuando los disturbios raciales sacudieron a la nación a raíz de la muerte de George Floyd y los manifestantes corrieron desenfrenados por las calles, y cuando las autoridades federales y locales gasearon a manifestantes mayoritariamente pacíficos en Lafayette Square, frente a la Casa Blanca. También perdió por su comportamiento en el primer debate con Biden, a quien interrumpió con grosería, altanería, enojo y mala educación, y por su conducta conflictiva e incendiaria, que apagó a los votantes independientes».

Y perdió por las mismas razones por las que ahora se niega a admitir su derrota: la soberbia.