Colombia enfrenta actualmente varias demandas de inversionistas internacionales que pretenden que el Estado les pague millonarias indemnizaciones por daños y perjuicios; sin embargo, poco se sabe de quiénes están al frente de los procesos.

La gran mayoría de esas demandas cursan en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, conocido como Ciadi. Telefónica y Claro reclaman cerca de cinco billones de pesos que pagaron al Estado por concepto de reversión de redes, es decir, por los elementos y bienes que utilizaron para poner en marcha la telefonía celular y que debían entregar a la nación; en el pleito nos representa la firma norteamericana Dechert.

Otra firma norteamericana, Latham & Watkins, es la encargada de defendernos en las demandas interpuestas por Eco Oro, Red Eagley Galway Mining, compañías que buscan ser indemnizadas por los perjuicios que les provocó la prohibición de toda actividad minera en zonas de páramo.

Sidley Austin es la otra firma norteamericana que representa a Colombia en la demanda instaurada por Gas Natural Fenosaante la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil por la orden de liquidación de Electricaribe.

¿Saben cuánto suman esas tres reclamaciones contra Colombia? Cinco mil millones de dólares; eso equivale a catorce billones de pesos aproximadamente, que es lo que cuesta construir la primera línea del metro para Bogotá. Ojalá que salgamos bien librados de todos esos pleitos.