La reforma tributaria que está a punto de ser sancionada por el presidente de la República, Iván Duque, trae un importante ajuste relacionado con el cannabis o marihuana, y es el siguiente: los recursos que se recauden por el impuesto al consumo de cannabis se destinarán a la provisión de bienes y servicios públicos para el desarrollo rural de los proyectos vinculados al programa de sustitución de cultivos.

Este artículo muestra que el Gobierno y el propio Congreso avanzan en la tarea de mejorar la calidad de vida de las personas que viven en zonas donde en algún momento los cultivos ilícitos eran una de los principales fuentes de trabajo.

Es allí donde ahora se comenzará a respirar un aire de legalidad.