¿Saben a qué están obligados los candidatos Humberto de la Calle, Gustavo Petro e Iván Duque? A presentarse en la primera vuelta de la elección presidencial. No será una concesión gratuita y menos una testarudez, si ellos llegan como candidatos el 27 de mayo, así no tengan posibilidades de ganar o de pasar a una eventual segunda vuelta. Colombia es un país de leyes, que a veces son inútiles, a veces son letra muerta y otras veces parecen injustas; en medio de esa montaña de leyes, hay una que les está tallando el zapato a quienes están promoviendo alianzas políticas para las elecciones presidenciales: es la Ley Estatutaria 1475 de 2011, por la cual se adoptaron reglas de organización y funcionamiento de los partidos.

Pues esa ley, en su artículo séptimo, establece la obligatoriedad de someterse a los resultados que arrojen las consultas de un partido o movimiento. Esto significa que quienes hayan participado como precandidatos en consultas no pueden desconocer el resultado y además, quedan inhabilitados para inscribirse como candidatos por partidos o movimientos distintos al que se sometieron a consulta. Desde el domingo se ha mencionado con fuerza, por ejemplo, la posibilidad de que Humberto de la Calle pacte una alianza con Sergio Fajardo. La Ley 1475 obligará a De la Calle a ir como candidato hasta la primera vuelta.

La norma dice textualmente: «En caso de incumplimiento de los resultados de las consultas o en caso de renuncia del candidato, los partidos, movimientos y/o candidatos deberán reintegrar proporcionalmente los gastos en que hubiere incurrido la organización electoral».

¡Imagínense! La consulta liberal entre De la Calle y Juan Cristo tuvo un costo de $ 35.000 millones de pesos, ¡$ 35.000 millones! Si De la Calle quisiera unirse a Fajardo y renunciar a la candidatura, tendría que asumir ese costo de la consulta. La misma norma se aplica a Gustavo Petro y a Iván Duque; Petro, al parecer, no tiene problemas porque nadie quiere alianzas con él, y Duque podría necesitarlas y buscar alianzas con conservadores o con parte de la U. Tiene la ventaja de que ni los conservadores ni la U tienen candidato propio. Conclusión: Humberto de la Calle, Gustavo Petro e Iván Duque tienen que presentarse obligatoriamente a la primera vuelta.