05/10/2017

Las capturas de la fundadora de Servientrega, Luz Mary Guerrero, y de tres personas más vinculadas con los llamados papeles de Panamá son el resultado de año y medio de investigaciones. En ellas trabajaron 20 auditores especiales de la DIAN.

Todo comenzó el 5 de abril de 2016, un día después de que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación reveló una serie de documentos confidenciales de la firma panameña Mossack Fonseca. En ellos quedó al descubierto cómo esta sociedad de abogados ofrecía un servicio especial a sus clientes para fundar compañías en paraísos fiscales, que eran utilizadas para recibir millonarias sumas, ocultándolas de las autoridades tributarias y así evadir el pago de impuestos.

Ese 5 de abril, un grupo especial de la DIAN registró las oficinas de Mossack Fonseca en Colombia y obtuvo copia de todos los archivos de la compañía: en total, se recolectaron 3,2 terabytes de información. Tan gigantesco el tamaño, que tardaron 14 horas en ser descargados.

Con toda esa información, se abrieron 368 investigaciones; 17 de ellas, por inconsistencias en facturación y 13 contra sociedades que evadían impuestos. Las pruebas recaudadas en la investigación son incontrovertibles, dicen quienes las conocen.