El año que acaba de comenzar es electoral y por lo tanto, los colombianos comenzamos a ejercer una de nuestras grandes diversiones: discutir para terminar apostando.

Le apuesto a que Iván Duque va a segunda vuelta… Le apuesto a que le gana a Vargas Lleras… Le apuesto a que De la Calle definirá su futuro en la segunda vuelta.

Le apuesto… Le apuesto… Le apuesto…

Invasión de pronósticos para especular sobre quién ganará en las presidenciales. Este parece ser el más difícil de los últimos 16 años para proyecciones.

Hagamos una retrospectiva de cómo comenzaron los años electorales desde 2002: en ese año, Álvaro Uribe aparecía como el más seguro vencedor y las encuestas le daban el 50 % de la intención del voto. Ganó en primera vuelta, y derrotó a Horacio Serpa, Lucho Garzón, Noemí Sanín e Íngrid Betancourt, que, a propósito, estaba secuestrada por las Farc.

En el 2006, cuando Uribe se presentó a la reelección después de la reforma del articulito, desde el comienzo del año las encuestas mostraban que Uribe tenía el 66 % de la intención del voto; fue reelegido en la primera vuelta y les ganó a Carlos Gaviria y a Horacio Serpa. En 2010 la opinión estaba atomizada, seguramente como hoy, pero había menos candidatos que hoy en día. Ganó Juan Manuel Santos, pero tuvo que ir a una segunda vuelta, enfrentado a Antanas Mockus, que venía navegando cómodamente en la llamada ola verde.

Publicidad

Perdedores también fueron Germán Vargas, Noemí Sanín y Gustavo Petro.

Santos venció a Mockus en la segunda vuelta, casi por el triple de votos.

En 2014, cuando la reelección de Juan Manuel Santos enfrentó una encarnizada oposición de Álvaro Uribe, Santos perdió la primera vuelta con Óscar Iván Zuluaga, el candidato del uribismo, por casi cuatrocientos mil votos… Pero Santos ganó la segunda vuelta con casi un millón de votos de ventaja, luego de que César Gaviria asumió la jefatura de debate y movilizó a todo el electorado liberal de la provincia.

Para este año, 2018, las apuestas están divididas; hay 14 candidatos presidenciales, cinco ya definidos por sus partidos: Sergio Fajardo, de la Alianza Verde y el Polo, pero sigue en trámite su inscripción por firmas, a nombre de Compromiso Ciudadano. El segundo es Humberto de la Calle, liberal. La tercera es Clara López, con el aval de la Alianza Social Independiente. El cuarto es Iván Duque, del Centro Democrático. Y el quinto, con el respaldo del partido de la FARC, Rodrigo Londoño, conocido como «Timochenko». Los otros nueve candidatos van por firmas; entre ellos están Germán Vargas Lleras, Gustavo Petro, Marta Lucía Ramírez, Juan Carlos Pinzón, Alejandro Ordóñez y Piedad Córdoba.   

Como ven, es seguro que las encuestadoras este año tampoco acertarán.