Asómbrense sobre los extremos a los que ha llegado la corrupción en Colombia. El caso dejó atónitos a los funcionarios de la Superintendencia de Salud, los representantes de varias EPS y de algunas clínicas y hospitales.

Comenzaron a recibir llamadas de supuestos funcionarios de la Supersalud en las que se les exigía el pago de millonarias sumas de dinero a cambio de reducir unas supuestas multas que estaban a punto de aplicárseles. Los avivatos se atrevieron a contactar por WhatsApp a los representantes de las EPS utilizando un perfil en el que aparece la foto del supersalud, Fabio Aristizábal.

Lo que se intentaba, claro, era una millonaria estafa que la Supersalud acaba de descubrir. Con lupa, la Fiscalía investiga para desenmascarar esta suplantación con la que se intentaba una millonaria estafa.