Es claro que todo el país siente respeto y afecto por nuestros indígenas, todos tenemos un poco de su sangre y todos admiramos con orgullo su cultura ancestral, pero, a veces, algunos de sus miembros abandonan lo que deberían practicar o no hacen lo que deberían hacer.

Hoy se conoció una millonaria pérdida de recursos de Agro Ingreso Seguro invertidos en un proyecto para los indígenas de Nariño que no sirvió para nada.

 

Le puede interesar: Pasto decretó toque de queda tras disturbios

 

La Contraloría General denunció que en Cumbal (Nariño) se desarrolló, con recursos de Agro Ingreso Seguro, un proyecto productivo para los indígenas de la comunidad Panán donde se invirtieron $ 2152 millones. El proyecto, consistente en un distrito de riego sobre 190 hectáreas, no sirvió para nada: funcionó apenas durante 20 días.

Semejante fracaso fue atribuido por la Contraloría al Centro para la Investigación y Desarrollo (Cides), al igual que a los ejecutores, en este caso, los indígenas de la asociación de usuarios del distrito de riego de pequeña escala, Asoguamorrán. El daño patrimonial asciende a dos mil novecientos millones de pesos.